ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
«Ana Karenina»: la gran historia de amor de Tolstoi vive su apasionado desenlace en Telecinco
Vittoria Puccini y Santiago Cabrera, en los roles de Ana Karenina y el conde Vronsky

«Ana Karenina»: la gran historia de amor de Tolstoi vive su apasionado desenlace en Telecinco

La cadena de Mediaset emite esta noche (22.30) la segunda entrega de la miniserie, basada en una de las obras cumbres del realismo ruso

D�a 29/01/2014 - 13.23h

Obra cumbre del realismo ruso, «Ana Karenina» es, junto a «Guerra y paz», una de las creaciones más emblemáticas del escritor Leon Tolstoi. Telecinco emite esta noche (22.30) el segundo y último capítulo de la miniserie dirigida por el canadiense Christian Duguay, que en su primera emisión, este martes, rozó los dos millones de espectadores. La cadena de Mediaset refuerza su apuesta por las miniseries históricas, tras Romeo y Julieta.

Coproducción internacional, producida por Mediaset España junto a Lux Vide, Beta Film y Pampa, está protagonizada por la italiana Vittoria Puccini en el rol de Ana Karenina y el venezolano Santiago Cabrera en el papel del conde Vronsky. En el elenco figuran tres actrices españolas: Ángela Molina como la condesa Vronskaya; Patricia Vico dando vida a Lidia Ivanovna; y María Castro como Varenka.

Francesco Arlanch (Pompei) firma el guión de esta adaptación, en la que los ingredientes del relato original conviven con nuevos elementos: la nueva versión ahonda en la vida familiar y matrimonial de distintas parejas y otorga mayor peso a la otra gran protagonista de la novela, Kitty, cuñada del hermano de Ana. La historia original permanece: la de una mujer, casada con un alto funcionario del Gobierno, que sucumbe a la pasión, que le llevará a emprender la búsqueda del amor verdadero en brazos del oficial Aleksei Vronsky. La carrera militar del joven, su posición social y la riqueza de su noble familia se verán amenazadas por una relación que desafiará los convencionalismos de la aristocracia rusa de la época.

RODADA EN LITUANIA Y LETONIA

Los sofisticados círculos de la aristocracia rusa en Moscú y San Petersburgo de finales del XIX, en los que se mueve la heroína de Tolstoi, fueron recreados en medio centenar de localizaciones de Lituania y Letonia. Destacan los emblemáticos palacios bálticos de la ciudad lituana de Vilna y sus alrededores, así como la localidad letonia de Rundale.

En el palacio de Rundale, considerado uno de los exponentes más representativos de la arquitectura barroca y construido por Francesco Bartolomeo Rastrelli -arquitecto del Palacio de Invierno de San Petersburgo-, se rodaron algunas de las secuencias de las fastuosas fiestas de la Rusia imperial. Otro destacado set de rodaje fue una pista de hielo de 700 metros cuadrados, creada expresamente por el equipo de producción y que tras la grabación de la ficción ha sido donada a la ciudad de Vilna.

Más de 60 actores y 2.000 figurantes trabajaron en las dos entregas de la miniserie, cuya grabación se prolongó durante ocho semanas. En la producción se emplearon 100 caballos y 30 carruajes, así como dos locomotoras y cuatro vagones de un tren de época.

Una de las mayores dificultades a las que se enfrentó el equipo de producción de esta versión de Ana Karenina, rodada entre octubre y diciembre de 2012, fueron las bajas temperaturas del invierno báltico, donde las máximas no llegaban a superar los 10 grados. El 75% de la nieve que aparece en la ficción es auténtica, salvo las 7 toneladas de nieve artificial que se utilizaron en el set de rodaje antes de la llegada de las primeras nevadas.

ANA KARENINA EN EL CINE

La obra de Tolstoi, publicada en 1877, ha sido objeto de numerosas adaptaciones a las pantallas grande y pequeña a lo largo del último siglo, con actrices míticas en el papel de Ana Karenina. En 1935, bajo dirección de Clarence Brown, Greta Garbo encarnó el rol en una cinta de hora y media, rodada en blanco y negro.

Recogió el testigo Vivien Leigh en 1948, en una adaptación dirigida por Julien Duvivier, todavía en blanco y negro pero ya con una duración que se acercaba a las dos horas y media de metraje. Mucho más reciente (por supuesto, en color) es la versión de Bernard Rose, estrenada en 1997, con Sophie Marceau como Ana y Sean Bean como Vronsky.

En 2012 llegó la transgresora adaptación del clásico ruso a cargo de Joe Wright, para el que contó con Kiera Knightley en el rol protagonista; Jude Law encarnó a su marido; y Aaron Taylor-Johnson dio vida a Vronsky.

Comentarios