ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .

La broma de Patricia Conde y Falete a los periodistas

Los informadores fueron víctimas de una cámara oculta del programa

D�a 15/05/2014 - 13.05h

No hay nada mejor para hacerse una idea de lo que es «Ciento y la madre» que ser víctima de ella. Por eso, Patricia Conde, con Falete como gancho, decidió probar la broma del pinganillo con tres grupos de periodistas que iban a entrevistarla esa mañana.

Cuando llegaron a Mediaset los inocentes informadores, el personal de prensa, cómplices de la broma, ya les iban preparando para una atmósfera muy particular: «Patricia Conde está muy nerviosa, no sabemos qué le pasa...». Con un retraso de unos minutos (mientras ultimaban los preparativos del truco del pinganillo), algunos ya bromeaban en el vestíbulo de Mediaset...«Tarda mucho, ¿dónde está la cámara oculta?».

Más que advertidos y sin saber cómo les recibiría Patricia Conde, los periodistas pasaron a la sala pequeña de prensa de Mediaset, donde, tras las presentaciones de rigor, la presentadora les recibió de una forma muy cariñosa, abrazando uno a uno a los periodistas. «No me gusta crear barreras con la prensa», se justificó ante el intercambio de miradas de extrañeza de los informadores.

Comenzaron las preguntas y los estornudos de Patricia Conde. Uno detrás de otro. Hasta los periodistas le prestaron pañuelo e intentaron disculparla: «Este año hay mucha alergia», «Yo estoy igual», repetían. Al tercer estornudo, y después de que guardara el pañuelo en el bolsillo de su representante, dos compañeros empezaron a sonreirse entre ellos...«Es una broma», dijeron leyéndose los labios, mientras un tercero intentaba, a duras penas, obtener alguna respuesta de la presentadora.

En las siguientes entrevistas, Patricia Conde habló con los periodistas del macramé («¿Os gusta el macramé? Yo creo que no relaja nada») y «pidió auxilio» por teléfono a su madre (ya prácticamente sin poder contener la risa) para responder a las preguntas de los periodistas.

Finalmente, la aparición estelar de Falete desveló el misterio: Lo que las víctimas de estas bromas no sabían (o sabíamos) era que en todo momento había estado en el cuarto de al lado, dictando a Patricia Conde todo lo que tenía que decir y hacer.

Comentarios