ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Así es Yayo Daporta, el nuevo juez sexy de «Top Chef»

Así es Yayo Daporta, el nuevo juez sexy de «Top Chef»

Este gallego llega a la segunda temporada del programa para sustituir a Ángel León

D�a 24/06/2014 - 14.35h

Natural, sincero y deportista. Así es Yayo Daporta, el nuevo juez de «Top Chef» que, junto con Alberto Chicote y Susi Díaz, elegirá al segundo Top Chef España en la nueva edición del concurso de Antena 3. «Hacemos un buen equipo», explicó. «En el programa aprendo todos los días. Los concursantes logran soluciones increíbles, en una hora sacan unos platos sorprendentes».

«No tengo un perfil concreto de poli bueno o poli malo. A veces soy muy serio y otras más simpático. En general soy muy natural y muy sincero», reconoció este nuevo miembro del jurado, al que no le parece importar el apelativo de sexy. «Eso son cosas vuestras», bromeó con los periodistas.

Al igual que su predecesor, Ángel León, Yayo Daporta también es un «chef de mar». De hecho, su plato estrella son las ostras. Gallego de nacimiento, dirige desde 2005 el restaurante «Yayo Daporta», creado en Cambados, su ciudad natal, y centrado en la cocina gallega actualizada. En 2008, a sus 31 años, se convirtió en uno de los cocineros más jóvenes en lograr una estrella Michelin. «De momento, sigo trabajando igual en el restaurante, aunque yo creo que la popularidad del programa se notará. Es un escaparate magnífico».

«Yo empecé a cocinar profesionalmente tarde, con 27 años», reconoce. Aunque había estudiado hostelería en la escuela de Santiago, hasta ese momento el joven trabajó con su padre en el negocio familiar de producción de mariscos. Más tarde entró a trabajar en «Casa Solla», donde despertó su interés por la cocina de vanguardia, Madrid («El Amparo») y Almería («Alejandro»).

Cuando no está en su restaurante, Yayo Daporta aprovecha para salir a correr. «Es una vía de escape al estrés de la cocina», comentó el cocinero, que ya ha competido en varios miles, medias maratones e incluso en la maratón de Nueva York.

Comentarios