ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Corey Harrison, de «La casa de los empeños», adelgaza casi 90 kilos
Captura de la información publicada en la web de la revista «People»

Corey Harrison, de «La casa de los empeños», adelgaza casi 90 kilos

Llegó a pesar 182 pero una visita al médico, que le advirtió del riesgo de diabetes, le empujó a operarse y llevar una vida sana

D�a 18/07/2014 - 14.34h

Las bajadas drásticas de peso se han puesto de moda en los programas de televisión de Estados Unidos. El último en sumarse es Corey Harrison, uno de los protagonistas del reality «La casa de los empeños», que emite el canal History Channel. Harrison, que llegó a pesar 182 kilos en 2010, marca ahora 95 en la báscula, después de haber perdido casi 90.

¿Qué le empujó a adelgazar de forma tan llamativa? Una visita al médico, que le puso en tratamiento preventivo por diabetes. Asustado, Harrison decidió operarse de inmediato y colocarse una banda gástrica. «La cirugía era demasiado cara para mi cuenta bancaria, así que tuve que pagar con cuatro tarjetas de crédito, pero era algo que tenía que hacer... ¡No iba a coger diabetes!», explicó a la revista People.

La pérdida de kilos fue inmediata: más de 22 en las seis semanas siguientes a la operación y otros 45 durante el primer año. Animado por su nuevo aspecto, siguió perseverado hasta bajar por primera vez de los 100 kilos. «Ya no podía volver a pesar tanto como antes, me hizo darme cuenta de lo que comía, cómo comía y lo que me estaba haciendo. Ahora boxeo doce asaltos al día, cinco días a la semana», detalla en la conversación con People.

Su ejemplo sirvió de inspiración a otro de sus compañeros de programa, Austin Russell, quien logró pasar de 145 a unos 100 kilos tras eliminar de su dieta todos los alimentos procesados... salvo la mostaza. «Era el momento de que me pusiera en forma», resume Russell.

El precedente de Adam Richman

Otro caso de adelgazamiento radical que acaparó numerosos titulares fue el de Adam Richman, popular presentador del programa «Crónicas carnívoras». Famoso por devorar ingentes cantidades de comida cargada de calorías, Richman dio un giro sano a su alimentación y en tan solo 10 meses consiguió perder 30 kilos.

Animado por su nueva imagen, Richman se atrevió a protagonizar desnudo (cubierto tan solo por un balón de playa) la portada de una revista. Aunque la ola de popularidad a la que se subió con su cambio de look no le duró demasiado. Hace un par de semanas protagonizó una dura bronca en Instagram después de que una usuaria le recriminara el uso de un término, #thinspiration, popular entre personas con desórdenes alimentarios. Los hirientes comentarios de Richman motivaron que su nuevo programa, «Man finds food», fuera cancelado por tiempo indefinido.

Comentarios