ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .

Un monólogo de Julián López en «El club de la comedia» sobre los chinos ofende al país asiático

El cómico bromeó sobre su aspecto y proliferación en una actuación emitida en 2012 que se repuso hace una semana

Día 19/10/2014 - 12.48h

«¡Nos comen los chinos, nos comen los chinos!», exclamaba el cómico y actorJulián López en un monólogo de «El club de la comedia» emitido en 2012. La pieza, en un tono jocoso, con el tipo de humor habitual del integrante de «Muchachada Nui», se repuso el pasado fin de semana y su repercusión llegó hasta el gigante asiático, donde no sentaron nada bien algunas de las perlas dedicadas a sus habitantes, según recogen medios como China News.

«Os voy a alertar de una invasión que estamos sufriendo en silencio», arrancaba López su monólogo. «Son unos seres diminutos, de un color extraño y que hablan raro. No son los extraterrestres... es peor aún, ¡son los chinos!», explicaba entre las carcajadas del público. «Puestos a ser invadidos prefiero otra gente, los suecos, por ejemplo, que son de mejor ver, son altos, guapos, fornidos, tienen buena planta», continuaba el cómico en el mismo tono.

A continuación lanzaba otro dardo que es de los que por han sentado en el país más poblado del mundo: «La gente dice que los chinos son todos iguales. Los chinos son todos iguales... de feos. Es más difícil encontrar un chino guapo que estornudar cuando estás meando y no salirte».

Curiosamente, la pieza cómica, de casi nueve minutos de duración, pasó desapercibida hace dos años pero ha sido en su regreso a la antena cuando, esta vez sí, ha generado polémica. De acuerdo con China News, la indignación ha derivado en una campaña, organizada a través de internet, que reclama la retirada del monólogo, que se puede ver en Youtube.

«Aída» y otros precedentes

No es la primera vez que China reacciona con indignación a la emisión de algún espacio cómico en el que se hace alusión a sus habitantes en términos más o menos desafortunados. El pasado mes de mayo levantaba ampollas un capítulo de la serie de Telecinco «Aída» en el que Mauricio llamaba la atención a un cliente con rasgos orientales señalándole un cartel sobre la barra que prohibía la entrada de perros y chinos.

La cadena pidió disculpas, explicando que el personaje de Mauricio «representa todo lo que no queremos en nuestra sociedad» y que la serie caricaturiza conductas como la del rancio dueño del bar de la ficción, que ya concluyó sus emisiones. Un portavoz del Ministerio de Exteriores declaró que la cadena buscaba «llamar la atención difamando a China».

Previamente, también en Telecinco, el programa especial de Nochevieja ridiculizaba la carta y el servicio de los restaurantes chinos, con un camarero insinuando que servían perros y gatos en lugar de patos y cerdos. En otro espacio de la cadena, hace un año, la excolaboradora Aída Nizar insinuaba que en un restaurante chino se guisaba con agua sucia y se servía carne humana.

Comentarios