ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .

Noche de sexo y una decisión final errónea, en «Adán y Eva»

Los protagonistas de la nueva entrega del reality nudista de Cuatro se dejan llevar por la pasión delante de las cámaras

D�a 03/12/2014 - 10.32h

La séptima entrega de «Adán y Eva» presentó unos protagonistas de lo más extrovertidos. En su primera noche en el paraiso, Rachel y Daniel decidieron conocerse afondo y se entregaron a la pasión en la cabaña de la playa. Cuando más compenetrada estaba la pareja en su romántico amanecer, un nuevo Adán entró en juego.

[«Adán y Eva» renueva y busca nuevos participantes]

Paco, miembro de la Policía Nacional, aterrizó en el paraíso dispuesto a arrebartar a Rachel de los brazos de Daniel. El aspirante al amor de la canaria se lanzó y besó a la mujer que trataba de conquistar. Los encantos y el increíble atractivo físico del joven cautivaron a Rachel, que no dudó en dejarse enamorar.

Cuando más cómoda se sentía 'Eva' en el paraíso, un mensaje llego para perturbar su paz. La carta indicaba que uno de los dos hombres que convivían con ella en la isla estaban mintiendo sobre su pasado y aseguraba que su relación anterior terminó por una infidelidad. Rachel interrogó a sus dos aspirantes, pero ambos negaron los hechos.

Al final, la canaria tuvo que escoger a ciegas, sin conocer la verdad, y apostó por Paco. Daniel se marchó de la isla avisando a Rachel de que su elección había sido errónea y aseguró a cámara que «él es una fachada, yo tengo valores que no tiene». Al final, todo sale a luz y en un encuentro de la pareja, ya con ropa, Paco se vio obligado a confesar su infidelidad y Rachel rechazó cualquier posibilidad de seguir una relación con él fuera del programa.

Rachel se quedó desconsolada, pero sólo por poco tiempo. Vestido como un auténtico galán, Daniel apareció de la nada para abrazar a su 'Eva' y postularse como el hombre perfecto para la canaria. Ambos abandonaron el paraíso de la mano dispuestos a conocerse y enamorarse.

Comentarios