ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Robin Wright ('House of cards'): «Quiero dejar de interpretar y dedicarme a dirigir»

Robin Wright ('House of cards'): «Quiero dejar de interpretar y dedicarme a dirigir»

La actriz deslumbra a sus 48 años como Claire Underwood, en la serie bandera de Netflix, que este viernes estrena su tercera temporada

D�a 27/02/2015 - 17.44h

Ahora que la política se ha convertido en un concurso de popularidad, donde los políticos son atractivos productos creados por el marketing del color correspondiente, surge la serie «House of Cards» para explicar que la ética y los sentimientos son obstáculos considerados inferiores entre los gobernantes o aspirantes a serlo. Se estrena la tercera temporada de «House of Cards», el exitazo que ayudó a Netflix a consolidarse como vehículo de contenido televisivo. El desprecio, la subversión y la manipulación son ejes centrales que los personajes (políticos, periodistas, ejecutivos) aplican sin ningún pudor.

En la tercera temporada, que se estrena este viernes con el éxito asegurado(desde el sábado, en Canal+ Series y Yomvi), el ambicioso matrimonio Underwood (formado por Kevin Spacey y Robin Wright) ha conseguido finalmente la presidencia de Estados Unidos. La tercera temporada comienza seis meses después de la subida al trono oval de Underwood y su gran enemigo será precisamente la primera dama, su esposa Claire, decidida a llevar a cabo sus planes aunque le cueste a su marido renunciar a la administración publica. La batalla entre ambos promete ser titánica y por mucho que el apetito de Spacey sea insaciable no sabremos hasta el final si será capaz de acabar con su adorada esposa. Wright, que ha ganado un Emmy por su interpretación de Claire, es uno de los mejores elementos de la serie y este año se estrena también como directora de uno de los episodios.

Pregunta: Últimamente no para de trabajar en el cine y en la televisión ¿Estamos viviendo el renacimiento de Robin Wright?

Respuesta: Algo así. Me siento muy afortunada. En los últimos cinco años he trabajado más que en toda mi carrera. Antes solía interpretar un filme al año porque dedicaba todo mi tiempo a mis hijos, no puedo creer que ahora me ofrezcan tan buenos personajes en el cine y la televisión. Claire Underwood es un buen ejemplo.

P: ¿Se estrena como directora en la tercera temporada de la serie?

R: Sí. Ha sido una experiencia increíble. Dirigir me ha obligado a pensar y ahora creo que quiero dejar de interpretar y dedicarme únicamente a la realización. No bromeo, soy una mujer a quien le gusta controlarlo todo y en la interpretación es imposible. Llevo treinta años en esta industria y me he tenido que morder muchas veces la lengua.

P: Su papel de Claire Underwood en 'House of Cards' es simplemente sensacional ¿Como ideó una mujer tan fría?

R: Lo único que el director David Fincher me dijo cuando empezamos a rodar la serie fue -mantente quieta-. Mucha gente ha pensado que he basado el personaje en Hillary Clinton o en otras mujeres poderosas y la verdad no quiero que lo piensen porque no es cierto. Tiene mucho de Lady Macbeth

P: ¿Cuesta conservar la frialdad de Claire Underwood?

R: Es difícil mantener su pose cuando las cámaras no están grabando porque Kevin es tan simpático, tan travieso, que es imposible no reírse y olvidarme del papel. Kevin es maravilloso, nos llevamos muy bien.

P: ¿Es malvada la manipulación de Claire?

R: No la veo así porque no puedo pensar de ella en esos términos. Creo que es una mujer fría en sus sentimientos y muy diligente en su manera de actuar. Ella hace su trabajo y lo hace bien, lo demás no tiene importancia. En Claire el fin justifica los medios, hay un entendimiento mutuo en el imperio Underwood de acabar con cualquier otro competidor. En el arte de la guerra, tan maquiavélico, siempre hay un ganador y un perdedor

P: ¿Se identifica con Claire Underwood?

R: Soy actriz y el director me pide que me comporte de forma estática, fría. Como padre cuando tus hijos son jóvenes y te hablan de manera petulante tienes que morderte la lengua y aguantar. Yo utilizo esos momentos, el recuerdo de como me comportaba con mis hijos cuando me enfadaban, para interpretar a Claire.

P: Esta temporada ella compite contra su marido.

R: Existe un acuerdo entre ellos, que firmaron cuando contrajeron matrimonio, que dice -lo que yo hago por ti luego tú tienes que hacerlo por mí-. Hasta ahora les ha funcionado, pero en el momento en que él consigue todo lo que quiere y su ego le engulle se olvida de ella y Claire tiene que recordarle que no se lo piensa permitir.

P: Desprecio, ambición lujuriosa por el poder, codicia y avaricia. House of Cars hace un retrato de la actual clase política en el mundo.

R: Creo que hablamos sobre todo de la avaricia que se ha establecido en la clase política. Esa obsesión por el poder de los políticos porque es la única manera de conseguir que una ley se apruebe. Demonios, corrupción y sobornos

P: A los políticos les pone el poder.

R: Sí, creo que para ellos es como el sexo.

P: Su serie se emite en Netflix y sin embargo es un éxito. Le importa si se transmite por internet o por cable.

R: No. La televisión es el nuevo futuro y Netflix no es ni siquiera televisión sino hilo directo, ahora todo es distinto.

P: Se ha prometido con el actor Ben Foster, que vive en Nueva York y triunfa en el cine y la televisión. ¿Ha cambiado mucho su vida en los últimos años?

R: Parece que he crecido tarde. Me siento a mis cuarenta y ocho años como si tuviera treinta. He dejado de envejecer y he viajado a vivir mis treinta de nuevo, al menos así es como me siento. Me he quitado mucho equipaje en estos últimos años, he dejado a un lado mis miedos y el ego y eso da mucha libertad.

Comentarios