ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Juego de Tronos rompe récords en los Emmy
El elenco de «Juego de Tronos», tras recibir el premio Emmy al mejor drama

Juego de Tronos rompe récords en los Emmy

La serie fantástica arrasa en número de galardones -doce- y se lleva uno de los premios gordos de la noche, el de mejor drama. Jon Hamm se corona por fin como mejor actor en la despedida de «Mad Men»

D�a 21/09/2015 - 16.02h

No fue solo la cantidad ?ocho premios fueron de las categorías técnicas? sino la importancia de algunos de los galardones. «Juego de tronos» se llevó uno de los dos premios más importantes de la noche, el de mejor serie dramática. Competía en este apartado con un peso pesado como «Mad Men», que partía con la ventaja de ser su temporada de despedida, y también con una de las sensaciones del año, «Better Call Saul».

Pero la serie inspirada en la obra de George R.R. Martin se llevó el gato al agua y, antes de que sus responsables recogieran el premio de manos de Tracey Morgan ?el actor de «Saturday Night Live» que estuvo a punto de fallecer en un accidente de coche y que apareció por sorpresa en la gala? la serie ya se había llevado otros tres premios de importancia: mejor actor secundario de drama, Peter Dinklage, mejores guionistas, David Benioff y Dan Weiss, y mejor director, David Nutter.

«Mad Men» no consiguió despedirse de la pequeña pantalla con un Emmy, pero sí lo hizo su principal protagonista, Jon Hamm. Por fin, se llevó una estatuilla por su interpretación del eterno Don Draper, después de 16 nominaciones a los Emmy en su carrera ?ocho por Draper, cuatro como productor de «Mad Men» y otras cuatro como actor en otros títulos?.

Hamm ofreció un discurso emocionado, casi doloroso, con mucha humildad. «Esto ha debido ser un gran error», dijo sobre su premio, antes de dar las gracias a todo aquel de quien se acordó, incluidos su perro y su ex pareja, Jennifer Westfield.

El Emmy al personaje de Don Draper, que levantó de sus butacas a buena parte de los compañeros de Hamm, fue uno de los pocos momentos emocionantes de una gala sin sobresaltos, sin riesgos y sin gran diversión.

Quizá el otro momento memorable fue el galardón a la mejor actriz de drama a Viola Davis, por «How to Get Away with Murder». Davis se convirtió en la primera actriz negra en llevarse un Emmy en esta categoría. «Lo único que separa a las mujeres negras de las demás son las oportunidades», dijo. «No puedes ganar un Emmy por papeles que, simplemente, no existen».

Otra actriz negra, Uzo Aduba, se llevó el premio a la mejor interpretación secundaria de drama por «Orange is the New Black».

Entre los grandes triunfadores de la noche también hay que colocar a «Veep». La serie ambientada en la Casa Blanca remató una gran noche con el premio a la mejor comedia, pero además disfrutó de dos estatuillas para sus intérpretes: mejor actriz de comedia, Julia Louis-Dreyfus, y mejor actor secundario de comedia, Tony Hale.

El veterano Jeffrey Tambor recibió una de las ovaciones de la noche al recoger su premio al mejor actor de comedia por «Transparent», donde interpreta a un transexual. «Gracias por vuestra paciencia, gracias por vuestro coraje, gracias por vuestras historias, gracias por vuestra inspiración, gracias por dejarnos formar parte del cambio», dijo desde el escenario al dedicar el premio a la comunidad transgénero.

Junto al adiós de «Mad Men» ?y de otras series muy populares, como «Parks and Recreation»?, las despedidas se concentraron en la categoría de programa de variedades. Tres grandes de la televisión nocturna ?David Letterman, Stephen Colbert y Jon Stewart? peleaban por el premio tras poner el cierre a sus «shows». Muchos creían que Letterman ?un peso pesado de la televisión estadounidense? coronaría su carrera con un Emmy de despedida, pero al final la estatuilla fue para el rey de la sátira política, Jon Stewart. «No tendréis que volver a verme», bromeó Stewart al aceptar al premio. Él sabe que todo el mundo se pregunta cuál será su próximo destino televisivo.

Comentarios