ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Un cura, en televisión: «No entiendo la homosexualidad, pero sí la pedofilia»
El cura Gino Flaim, durante su intervención en televisión

Un cura, en televisión: «No entiendo la homosexualidad, pero sí la pedofilia»

El padre Gino Flaim responsabilizó a los niños de los casos de pederastia clerical porque «buscan el afecto que no tienen en casa y un sacerdote puede caer en la tentación»

Día 08/10/2015 - 09.10h

«Soy capaz de entender la pedofilia». Así de claro se manifestó este martes el cura italiano Gino Flaim, de 75 años, en la cadena de televisión La7. La diócesis de Trento, en el norte de Italia, no tardó en hacer pública su destitución y la prohibición de que vuelva a predicar, a través de un comunicado en el que aseguraba que la polémicas declaraciones del padre no reflejaban la posición del arzobispado sobre el abuso sexual a niños por parte del clero y que, además, contradecían «la opinión de toda la comunidad de la Iglesia».

En concreto, Flaim declaró que, «desafortunadamente, hay niños que buscan afecto debido a que no lo tienen en casa y, entonces, si encuentran a un sacerdote, éste podría incluso caer en la tentación. Lo entiendo». Y tras ser preguntado sobre si estos menores eran en parte responsables de los abusos, el cura respondió que, «en muchos casos, sí».

El padre italiano afirmó «ser capaz de entender la pedofilia, pero la homosexualidad no lo sé». «He estado mucho con niños, los conozco, y sé que, por desgracia, hay algunos que buscan afecto porque no lo tienen en casa y pueden encontrar a algún sacerdote que ceda», insistió Flaim, explicando que a tan escandalosa visión había llegado, dijo, basándose en su experiencia. «He hecho mucha escuela y ciertas cosas las sé».

La pedofilia, un «pecado»

Tras responder a las preguntas de la periodista en directo, el cura no dudó en añadir que, en cambio, la homosexualidad era «una enfermedad» que no podía entender, mientras que los casos de pedofilia «son pecados y como tal tienen que ser aceptados».

La Iglesia Católica se ha visto sacudida en los últimos 15 años por los casos de sacerdotes acusados de haber abusado sexualmente de menores. Tanto es así que Benedicto XVI, en 2008, y el Papa Francisco hasta en dos ocasiones desde que fue elegido en 2013, se han reunido con las víctimas.

En su último encuentro hace un mes, en Estados Unidos, el Pontífice recibió durante una media hora a tres mujeres y dos hombres «víctimas de abusos sexuales perpetrados por miembros del clero, educadores y miembros de sus familias» en el seminario San Carlos Borromeo, según informaba el mismo Vaticano. El comunicado destacó entonces la promesa del Papa para que los responsables «respondan por sus actos» y calificó a las víctimas de «verdaderos héroes de la misericordia».

Comentarios