ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Antonio Moreno: «Los setenta fueron un núcleo duro de cultura, emocionante a tope, con música de alta calidad»
Un fragmento de «Música Ligerísima»

Antonio Moreno: «Los setenta fueron un núcleo duro de cultura, emocionante a tope, con música de alta calidad»

«Música ligerísima: música popular española 1968-1978» se emite al completo a partir de este domingo

Día 08/01/2016 - 03.59h

Antonio Moreno Álvarez, realizador de RTVE, me recibe con cortesía diplomática en Torrespaña en esta fría mañana víspera de Reyes. Atravesamos el control y me lleva a su refugio, en la séptima planta, un lugar con el blanco de las paredes tuneado a fuerza de chincheta y sus más íntimos fetiches, cómo no, portada de los Beatles en primer plano. Es ese aire de rebeldía adolescente que el realizador, de 56 años, no está dispuesto a perder, ni como persona ni como creador. En los rincones se apilan cajas y cajas de cintas de informativos rescatados de emisiones de hace cuarenta años, de cuando los tiempos del Nodo. Un material inmenso que, durante horas, días, meses, sin descanso, Antonio ha estado «ingestando» con atención, esperando hallar lo sorprendente, lo que se escapa de los lugares comunes, lo apenas o nunca visto, lo insólito incluso en la televisión.

Con la sola ayuda de su intuición y su conocimiento, ha ido rescatando toma a toma, como en un goteo, filtrando aquellos documentos musicales sorprendentes que aparecieron en la televisión española en las sobremesas, en las series, en la publicidad, en los programas musicales, y los ha llevado a cuatro discos duros, una labor verdaderamente titánica: «Con todo este material, y tras tomar siempre las decisiones más sabias, había que montar cada programa plano a plano, dotándolo de una coherencia interna y un hilo argumental, más al detalle. La serie, de 13 capítulos, bajo el rótulo de ?Música Ligerísima: música popular española 1968-1978?, tenía que combinar un elemento cronológico con otros más temáticos, para poner orden en todo ese magma volcánico». Además, prosigue Antonio, «lo más atractivo tal vez fuera el combinar los documentos, muchos de ellos muy reveladores, no solo nostálgicos, con entrevistas a gran parte de los protagonistas de aquellos maravillosos años, nuestra década prodigiosa».

La serie «Música Ligerísima» por fin se emite completa. Se podrá ver a partir del domingo día 10 en la 2 de RTVE a las 00:15, que comienza a emitirse el número uno, y así cada domingo hasta llegar al 13. Antonio es un torbellino de información. Comienza a disparar sobre los cuatro nuevos programas: «El programa 10 cuenta con Amaya, que está espléndida hablando de la historia de Mocedades. Esta parte es muy emotiva, porque Sergio quiso participar y lo hace, tocando el pedal steel!». Los programas están constituidos por bloques, así luego viene un montaje sobre los ballets televisivos, un homenaje a Valerio Lazarov y el ballet Zoom: «Sí, pude entrevistar a Charlie Hussey, el negro del ballet Zoom que todo el mundo recuerda. La idea era mostrar la evolución de los ballets en la tele de aquellos años. Y de la misma manera, más en general, hacer un refresco de los grupos de los sesenta luego, en los setenta, porque estos artistas no solo tenían amor por lo que hacían, eran profesionales y siguieron trabajando». Paco Pastor es uno de estos ejemplos, después de Fórmula V, como Don Francisco y José Luis.

Una época maravillosa

Antonio sigue disparando mientras lanza adelante y atrás las cintas originales que tengo la fortuna de poder ver con él. La voz en off que va dando entrada a los temas, ¿es siempre la misma?: «Sí, es mi compañera en informativos, Gema Jordán». Sorprende la concreción de los rótulos de abajo: «Quise que fueran como marcas de cada documento, algunos son tan sorprendentes que se hace necesario. Y sí, con respeto y seriedad hacia los artistas, aportando el dato exacto. Mira, por ejemplo, en el programa once comienzo con una intro de homenaje a Vainica Doble y su tema ?Mi mosca favorita? para Nuevos Horizontes, que es una canción de sunshine pop adelantado a su época. Luego viene el indispensable Salvador Dominguez, que en la entrevista nos cuenta su paso por Canarios y Pekenikes. Lo cuenta él mismo, está muy bien ilustrado, es el gran historiador del rock español». Prosigue Antonio: «el formato de televisión te pide que des pinceladas. Intento siempre hacer entrevistas extensas, con un componente extra que es el factor humano? Por ejemplo, lo que pasó con el Dúo Dinámico fue mágico, es que se ponen a jugar entre ellos, a interaccionar, son como unos diablillos».

Antonio expresa a bocajarro el leit motiv de la serie: «Para mí el programa es sobre una época maravillosa, con pocos medios, pero a tope difundiendo cultura, con una libertad brutal, ya fuera desde Popular, la Ser o TVE. Si hasta había un programa que se llamaba «Folk!» La parte que he llamado «epifanías de sobremesa» refleja esa libertad, vídeos de grupos internacionales que aparecían mientras las familias estaban comiendo, y que recogían a los Doobie Brothers o a Grand Funk Railroad tocando a toda pastilla, con esas melenas y esa pintazas? Aquello creaba encuentros y desencuentros entre los padres y los hijos. Ten en cuenta que no había otra televisión, la única opción era apagarla, y no se hacía».

Antonio me urge a que vea un documento, son los Burning cantando en inglés: «Merecía más espacio, así que lo dejé hasta el final, para que se escuchara el solo de guitarra completo».

Otra de las ideas originales es recoger un homenaje a las músicas de cabecera y sintonías de las series de la casa, así por ejemplo la increíble música de «El hombre y la Tierra», las diversas del «Un, dos, tres» de Chicho Ibáñez Serrador con Waldo de los Ríos, o la publicidad pop de aquellos años: «Hay en los publicistas una creatividad bestial, dirigidos a la cultura pop, en los anuncios de jeans, de bebidas refrescantes, Lois estaban a la cabeza, hasta Bonni, el pastelito, tenía un anuncio ?sicohiélico?, era un helado que sacaron. Pude finalmente recuperar el anuncio, y ahí está, en ese bloque en el programa 12». El montaje de imágenes y el trabajo de audio, de sonorización y de remasterización es de una factura estupenda, apenas se perciben las transiciones, algo que es una de las apuestas del realizador: «Aquí en la casa tenemos un estudio de sonorización estupendo. En muchos casos he sudado la gota gorda en la remasterización, para evitar que se notara, pero el resultado ha sido de la mejor calidad posible en el audio».

Las discotecas y el fenómeno fan

Una serie de este tipo no podía dejar de lado el «fenómeno fans», de Pecos, Tequila, Miguel Bosé: «Sí, aquí además de los que has mencionado, aparece Santiago Alcanda presentando a Luis Gómez Escolar, de Aguaviva, que fue relanzado como Simone con el hit «Lady Señora». Este bloque me parece especialmente único, hay una actuación de Paracelso, con el Gran Wyoming como nunca se ha vuelto a ver en televisión? O un grupo de country rock español, Tilbury, una joya recuperada de 1975».

Antonio no quiere dejar pasar la ocasión para hablarme del bloque dedicado a la música Disco y su homenaje a las discotecas, Cerebro, Bocaccio, y lo que supuso allá por 1978. Me enseña a Labelle con Raphael cantando «Lady Marmalade», a Barrabas o a Bruno Lomas. «Es que los setenta fue un núcleo duro de cultura, emocionante a tope, con música de alta calidad». Pero por supuesto hay mucho más, como el bloque progresivo, con Asfalto, Iceberg, Triana, Alameda, Guadalquivir, Smash, sorpresas como IA- Batiste, Lone Star? o el rock que anticipaba la Movida Madrileña, contado en plató por Rafa Gutierrez, de Hombres G, desde su aventura primera en el grupo Plástico. Antonio me explica los entresijos del montaje frenético de audio y vídeo de este bloque, donde se van sucediendo actuaciones de Buzzcocks, Blondie, Pretenders, Squezze, The Records, XTC, Devo, Costello, Siouxie, The Cure y más. Y aparecen los otros grupos seminales, como Tequila, Moris, hasta las «chicas de colegio» de Mamá.

Ya lo saben, este trabajo titánico, creado, dirigido y realizado por Antonio Moreno Álvarez supone un viaje por lo que hemos sido y por lo que somos, una herencia la nuestra que merece, cuando menos, ser juzgada con conocimiento de causa. «Música Ligerísima» aporta luz mediante documentos únicos, y puede ayudar a que los telespectadores de cualquier edad pueda deleitarse y, al mismo tiempo, descubrir un legado, el de nuestra música, que merece ser tratado con el cariño y el afán de preservación con que lo ha hecho el autor de esta ejemplar serie de programas.

Comentarios