ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
El acuerdo entre Mediapro y Movistar pone en peligro el fútbol «low cost»
Retransmisión en el Bernabéu

El acuerdo entre Mediapro y Movistar pone en peligro el fútbol «low cost»

Más de cuatro millones de abonados esperan con inquietud el precio que pondrá la operadora a los partidos europeos. De momento, en febrero subirán todos los paquetes de fusión

Día 19/01/2016 - 12.25h

La televisión de pago -que ya llega a uno de cada cuatro hogares españoles, según los datos de la CNMC- está muy lejos de haber llegado a su techo, tal y como demuestra el espectacular crecimiento de los últimos años (11,4% en el primer semestre de 2015), motivado por una guerra de precios que ha abaratado estos servicios. Hasta ahora. En este baile de contenidos premium, en el que juegan series, cine y deportes, todos los operadores buscan a la misma pareja: el fútbol.

Movistar se adelantó esta semana en la batalla con el anuncio de compra a Mediapro de Bein Sports, el canal que emite la Champions, y la nueva cadena Bein Sports LaLiga, en una operación récord de 2.400 millones de euros. Este último ofrecerá la Copa del Rey y ocho partidos de la principal competición nacional, que la compañía presidida por Roures había adquirido en la subasta del lote correspondiente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), encargada de gestionar los derechos. Con esta operación, Movistar+ se garantizaba tener todos los partidos de Primera División, incluido el «partidazo» del Real Madrid o Barcelona, que ya había comprado directamente en la subasta de la LFP. La clave de la operación es que esta compra deja el canal liguero en manos de Movistar «en exclusiva», explican fuentes de Mediapro a este diario, y para las tres próximas temporadas, hasta 2019. «Nosotros convocamos un concurso y la oferta de Telefónica, que se presentó sola a la subasta, era la mejor».

Esto daría a Movistar+ una gran ventaja competitiva, ya que sus contrincantes se quedarían sin este canal, y Telefónica sería la única plataforma que ofrecería la Liga a partir del año que viene. Así lo confirmó Roures, presidente de Mediapro: «Salvo que Movistar negocie con Vodafone y Orange, ni Vodafone ni Orange ni nadie dará la Liga a partir de la temporada que viene. Solo Movistar», afirmó en COPE.

Desde Vodafone y Orange afirman a este diario que su intención es sentarse a negociar para conseguir la Primera División, que en cualquier caso no incluiría «el partidazo», que Telefónica compró directamente en la subasta de la LFP por 750 millones de euros para las tres próximas temporadas. «Aunque tengan exclusividad, esta se aplica a la compra, pero no a la cesión», apuntan fuentes de Vodafone. «Además del tema comercial, también entra en juego la CNMC, que ya tomó parte en la fusión de Telefónica y Canal+», añaden. En esta compra, y para evitar el monopolio, recuerdan desde Orange, la CNMC «obligó a Movistar+ a poner a disposición de otros operadores de televisión de pago una oferta mayorista de canales premium con contenido en exclusiva. Por eso creemos que tendrá que negociar, aunque el canal esté producido por terceros», salvedad a la que se aferrará Telefónica, que no es propietaria directa de los derechos.

¿Subida por la Champions?

En esta misma operación, la televisión de pago de Telefónica acordó también difundir Bein Sports, el canal de Mediapro que ofrece la Champions, desde que empiecen los octavos de final y hasta 2018. De esta forma, Movistar logra la última gran competición que le faltaba a sus clientes, y que sí se podía ver en Vodafone y Orange. Ahora, la pregunta es: ¿supondrá esto un aumento de precios? «Ya lo comunicaremos en su momento, antes de que arranquen los octavos de final a mediados de febrero», explican fuentes de Telefónica. Según apuntan algunas fuentes, es posible que la operadora tenga ya decidido el nuevo precio y que solo esté pendiente de la autorización de la CNMC. Sea cual sea el resultado final, este panorama parece que acabará con la guerra de precios y el fútbol «low cost». Ya no será posible ofrecerlo a diez euros junto con el correspondiente paquete de internet, teléfono y móvil.

De momento, lo que sí es seguro es que a partir de febrero los abonados a Movistar Fusión con paquetes de teléfono, móvil e internet asociados a la televisión de pago sufrirán una subida de tres euros, hasta alcanzar los 50 euros sin televisión y 68 con el paquete básico. A esto habría que sumar 12 euros por el servicio de fibra, para aquellos que deseen contratarlo, y los correspondientes paquetes adicionales de televisión de series y cine. «Daremos 1 GB más de datos a todas las líneas y 300 megas de bajada y subida», justifican desde Movistar. La subida se suma a otra de cinco euros que ya se realizó de forma obligatoria en mayo de 2015, a cambio de otro aumento de la velocidad de navegación.

Buscando la rentabilidad

Pese al crecimiento del pago, estos acuerdos millonarios son difíciles de amortizar si tenemos en cuenta que Movistar+, líder en clientes, tiene cuatro millones de familias abonadas y dos más en OTT (por banda ancha). Por tanto, las compañías necesitan que el mercado siga creciendo para rentabilizar sus productos. «Nuestra primera norma para comprar derechos es que nunca sobrepagamos nada; fijamos un precio al que creemos que puede ser rentable y de ahí no pasamos», afirman desde Mediapro. «La segunda es que no vendemos nada perdiendo dinero. Compramos los derechos de la Liga -por 1.900 millones de euros- y vendemos un canal -en una operación de 2.400-».

Por su parte, Movistar ya explicó que su objetivo es desarrollar la TV de pago: «Tener los mejores contenidos para que siga creciendo nuestra base de clientes», sentencian. En el horizonte, tienen dos caminos, no excluyentes: seguir ganando abonados y subir los precios.

Comentarios