ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Así son en realidad los espectaculares enclaves mallorquines donde se rodó «El infiltrado»

Así son en realidad los espectaculares enclaves mallorquines donde se rodó «El infiltrado»

La residencia privada más cara de España o un encantador restaurante al borde del mar, escenarios elegidos por la directora para narrar la novela de Le Carré

Día 10/03/2016 - 12.53h

Basada en la novela de John le Carré, «El infiltrado» lleva tres capítulos en España conquistando adeptos. Esta suerte de Homeland con James Bond de fronteras difusas ha tenido, entre otros muchos aciertos, el gusto de rodar en España (como la novela hacía) y por expreso deseo de su directora, Susanne Bier, en algunas localizaciones más que especiales.

Es en el segundo capítulo donde la isla muestra su mejor cara. Y lo hace a través de la que pasa por ser la propiedad privada más cara de España. La Fortaleza es una gran villa del siglo XVII con dos piscinas, siete edificios en los jardines y cerca de 8.000 metros cuadrados de terrazas mirando al Mediterráneo. Está en Puerto de Pollença, en el norte de Mallorca. El propietario es un banquero británico, que la compró en 2011 por unos 30 millones de euros.

Pese a que en la serie parezca un hotel, o la lujosa residencia del misterioso Roper (Hugh Laurie), la realidad es más parecida a la segunda opción. No está en alquiler para hospedarse. Y su cesión para el rodaje costaría más de una gestión al equipo de la serie.

A donde sí se puede ir y (al menos antes de que la serie lo pusiese en el mapa) por un precio razonable, es a «Ca's patro march», el restaurante costero donde tiene lugar una escena vital en el desarrollo de la serie, aunque aparece con otro nombre.

Situado en Cala Deià, en la costa noroeste de la isla, fue una elección personal de la directora, que conocía el lugar por haber cenado en él. Su empeño por rodar en el restaurante, antes un refugio de pescadores, trajo de cabeza a los jefes de producción, porque llevar el despliegue a un lugar tan remoto exigía esfuerzos que debían justificar la ubicación.

El 971 93 91 37, teléfono del restaurante, no ha dejado de sonar desde la emisión de la serie fuera de España. Con toda probabilidad se habrán unido ahora comensales españoles a las ganas de ver en persona el lugar donde Richard Roper y los suyos se llevan el susto de su vida.

Comentarios