ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Los derechos deportivos en abierto ajustan sus precios
Mundial 2014

Los derechos deportivos en abierto ajustan sus precios

La UEFA pretendía recaudar con la venta de los derechos de la Eurocopa 2016 cerca de 30 millones de euros

Día 20/05/2016 - 17.40h

El deporte es el género estrella de la televisión, al menos en términos de audiencias. En el ranking de lo más visto de la temporada, copado por los partidos de Champions -con el Barcelona-Atlético como líder con 8,4 millones de espectadores y un 42,6% de cuota de pantalla- y algún encuentro del Eurobasket, se unirán el próximo mes de junio los partidos de la selección española en la Eurocopa 2016, competición que el pasado miércoles compró in extremis Mediaset (Telecinco y Cuatro).

La luz verde de esta compra, «realizada a un precio justo», subrayan desde el grupo, se ha producido «tras varias fases de negociación», algo que ha abaratado el coste y ha convertido a esta competición en una de las más baratas de los últimos años. Aún así, fuentes del sector afirman que la UEFA pretendía recaudar 30 millones de euros. «La clave para obtener rentabilidad en estas competiciones es el precio de adquisición», explica Javier Uría, director financiero de Mediaset España. «La notoriedad, la afición y la audiencia es muy alta, pese a que asumes cierto riesgo deportivo, ya que nunca sabes cómo va a quedar España». Según los cálculos del grupo, hasta en el escenario más pesimista, con España eliminada en la primera ronda, tienen la expectativa de obtener beneficios. En el último Mundial (Brasil 2014), la eliminación de España frente a Chile en la primera fase fue lo más visto con 13,2 millones de espectadores (67,6% de cuota de pantalla).

Tampoco les preocupa en exceso el poco margen que dejan a los anunciantes. «La venta de la publicidad en España se realiza con dos o tres semanas de margen y muchas compañías, especialmente los patrocinadores y empresas del sector consumo, ya tenían asignada la partida, aún sin saber la cadena destinataria», plantea Uría. Dentro del sector estiman que una competición como esta podría reportar hasta 25 millones de euros en beneficios publicitarios, dependiendo de factores como la actuación de la selección, entre otros.

En general, los altos precios de las competiciones deportivas hacen que estos escasos (o nulos) márgenes de rentabilidad sean habituales. Silvio González, consejero delegado de Antena 3, ha apuntado en varias ocasiones que «el fútbol en abierto solo sirve para crear marca, pero es un desastre en rentabilidad», cuenta. Y eso pese a que el escenario de la Champions 2015-2016 ha sido el más optimista posible, con cinco equipos españoles en competición y dos en la final. La Liga de Campeones, que se llevó Atresmedia por su oferta conjunta con Mediapro y TV3, también fue de las más baratas de los últimos años, al menos en abierto, con un coste aproximado de 40 millones para la generalista, según calcularon fuentes del sector en el momento de la compra.

Este ajuste de los precios se produjo de forma paralela a la crisis. «Ya no se producen los excesos de hace cinco o seis años, ahora el mercado es mucho más racional», subraya el responsable de Mediaset. «El mercado de la publicidad ha caído un 50% desde 2007. Por eso, los precios de los derechos se han ajustado también en función de la explotación, en torno al 30% o 40%».

En otra liga juega TVE, para la que no tiene sentido hablar de rentabilidad económica pero sí de audiencias y marca. «Teledeporte es una cadena muy rentable, ya que promociona deportes minoritarios cuya subsistencia depende del canal», explican. La pública es la cadena de los Juegos Olímpicos y eventos como la Vuelta Ciclista, que logró en su edición de 2015 una media de 1,3 millones de espectadores y un 11,7% de cuota de pantalla.

El negocio de pago

Mediapro y Movistar se repartieron los derechos de la Liga, para tres temporadas, por 2.650 millones de euros (1.900 por el paquete principal de la competición y 750 por el partido de Real Madrid o Barcelona, respectivamente). En este caso, se convierten en factores esenciales la posesión de contenidos premium para lograr abonados y las estrategias a largo plazo. Aún así, desde Mediapro aseguran que ellos «no sobrepujan, sino que fijan un precio que creen que puede ser rentable».

Comentarios