ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Víctor Palmero («La que se avecina»): «No hago parodia, me encanta defender a alguien como Alba»
Víctor Palmero es Alba Recio en «La que se avecina»

Víctor Palmero («La que se avecina»): «No hago parodia, me encanta defender a alguien como Alba»

El actor interpreta a la hija transexual de los Recio

Día 23/05/2016 - 09.23h

Víctor Palmero, o mejor dicho, Alba Recio, tiene revolucionado a la comunidad de vecinos de Montepinar. La hija transexual de Antonio y Berta -los Recio- se ha convertido en toda una estrella en «La que se avecina», la exitosa comedia que desde esta semana cambia de ubicación al prime time de los miércoles.

-¿Cómo definiría a su personaje?

-Alba es la ternura y la dulzura aderezada con un punto muy loco. Me encanta la relación que tiene con el personaje que interpreta Ernesto Sevilla, un gañán rural. Se da aquello de que los polos opuestos se atraen. Y también me gusta cómo saca su genio con su padre. Tengo que confesarle que cuando repaso los guiones no paro de reírme... Mis vecinos deben pensar que estoy fatal de la azotea.

-La relación con sus padres no va a ser un camino de rosas, sobre todo con su padre..

-Antonio está en contra de la homosexualidad, así que le costará aceptar que su hijo es una chica? La relación con su madre será muy bonita porque Berta, al contrario que Antonio, es su paño de lágrimas. A veces me ruborizo por las barbaridades que se dicen padre e hija, porque Alba también será muy dura con él. Es fiel a la máxima que la mejor defensa es un buen ataque.

- ¿Le ha costado hacerse con el personaje?

- Si le soy sincero no mucho, ya que los tiempos en la tele son tan rápidos... lo que sí fue es algo intuitivo. Laura Caballero me vio en el teatro y de inmediato me vio como el más indicado para meterme en las hechuras de Alba. Poco a poco, pero a un ritmo rápido, fuimos jugando con las voces y moldeando al personaje. Confío ciegamente en Laura y me encanta su forma de trabajar.

- ¿No teme a las críticas al interpretar un personaje tan controvertido?

-Es una responsabilidad. Ni Laura ni yo queríamos que fuese una parodia; es una chica. De hecho ni siquiera me gusta utilizar la palabra transexual porque Alba es una mujer. Es precioso poder darle voz a este género, sobre el que últimamente se habla más gracias a películas como «La chica danesa» o series como «Transparent». Es muy bonito poder defender a un ser humano como el personaje que interpreto.

-¿Tiene algo de usted el personaje?

-Muy poco. Puede que sea su seriedad, aunque también me puedo salir por peteneras.

-Para este personaje será el primero y el último en salir de maquillaje y peluquería...

-Hasta ahora he interpretado a chicos, que te maquillan con una base y adiós. Ahora es más de media hora. Ahora voy con las actrices, casi siempre me convocan con Nathalie Seseña porque tenemos mucha trama juntos. Entre peluca y maquillaje son unos 40 minutos, pero lo más fastidioso es la depilación. ¡No puedo con eso! Tengo que confesar que al final de la temporada tiramos de leotardos porque no podía más. Empezamos con cera, incluso me hice una sesión de fotodepilación para suavizar el vello y que no doliera tanto. Pero el trabajo con este equipo es tan genial que hasta se me olvida el dolor de los tirones. Según Alberto Caballero, tengo las mejores piernas del reparto.

-¿Seguía «La que se avecina»? ¿Tiene algún personaje preferido?

- Era súper fan de Jordi Sánchez antes de entrar, y ahora que lo conozco en persona más todavía. Jordi es una persona extraordinaria. También me divierte mucho Chusa -papel interpretado por Paz Padilla-. Reconozco que soy un amante del histrionismo y me van los personajes extremos.

-¿Y de los de esta novena temporada?

-Trabajar junto a Luis Merlo es todo un lujo. Con Ernesto Sevilla, me parto. Es muy bestia y es toda una caja de sorpresas que no deja de sorprenderme.

-¿Cómo reaccionaron sus padres cuando les comentó que su niño iba a hacer el papel de una chica?

- No hubo ningún drama. Se pusieron muy contentos porque saben lo que me gusta mi profesión. Tenemos prohibido mandar fotos caracterizado como los personajes, pero reconozco que le envié una por whatsapp a mi madre. Se la enseñó a mi padre para ver si me reconocía y él dijo: «¿Quién es, una amiga de Víctor?». Me hizo mucha gracia, pero es que el trabajo de las chicas de maquillaje y vestuario es magnífico.

-En estos momentos la novena temporada está en antena y ya se ha firmado por una décima... ¿tiene algún proyecto miás?

-Los sábados sigo con la obra «Clímax» en el teatro Alfil de Madrid, una comedia muy divertida en la que hago cinco personajes distintos. Es una consecución de historias breves que hablan fundamentalmente del amor. ¡Llevamos ya dos años en cartel! Y no sé si estaré en la segunda temporada de «Yo quisiera».

-¿Tiene algún hobby?

-Me encanta salir con mis amigos por Malasaña, leer y también escribir. Me gustaría probar con un guión, algo que me fascina pero me da también mucho respeto. La dirección también es un objetivo a largo plazo. Ah, y cuidar de mi perra.

-¿Lleva mucho tiempo en Madrid?

- Cinco años. Me fui de casa a los 17 años para estudiar Arte Dramático y en mi segundo año me salieron dos series en Canal 9. Antes viví en Valencia y Castellón. No acabé los estudios porque me lancé a la práctica y ahora tengo ganas de meterme otra vez con la teoría.

-Usted no es de familia de actores... ¿Por qué quiso dedicarse a ello?

- Pertenezco a una generación que es la última que creció sin las redes sociales. Nuestro entretenimiento era la televisión y el cine. Me fascinaba todo lo que veía, esas series de instituto con líos tan emocionantes que en el mío no pasaban. Era muy fan de «Compañeros» y también recuerdo mucho el programa «Mírame», de Mar Saura, que contaba los entresijos de la tele. Yo era un niño muy friki, un poco raro, llamaba a todos los números que salían en la tele.

-¿Tiene tiempo para ver la tele ahora?

-Me he enganchado a una que se titula «Ash vs Evil Dead» basada en una peli gore de los ochenta, «Posesión infernal». De niño la alquilaba en el videoclub. Siempre me ha fascinado el terror de sangre y vísceras, aunque también me gusta «Girls».

Comentarios