ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Diez secretos de Jorge Javier Vázquez
Joaquín Reyes y Jesús Vázquez, casi como dos gotas de agua

Diez secretos de Jorge Javier Vázquez

Joaquín Reyes radiografió al presentador en «Feis tu feis» y el público pudo conocer facetas desconocidas: quiso hacerse del Opus, lleva gafas sin cristales...

Día 13/06/2016 - 11.15h

Jorge Javier Vázquez acudió ayer al programa de Joaquín Reyes en Cuatro, «Feis tu feis», donde el público pudo conocer más de cerca al presentador de «Sálvame». Las confesiones se sucedieron y algunas fueron realmente sorprendentes:

1. Se ve como el padre de Zipi y Zape: «¿Cómo me veo en general? Pues desde luego no es lo que a mí me gustaría ver. Físicamente no. Además, ¿sabes a quién me recuerda a mí mi cuerpo? Al padre de los Zipi y Zape». «¿No te cuidas mucho?», pregunta Reyes: «Sí, pero no me luce. Yo era de la generación de cenar muchas noches pan y tortilla». Ahora, cuenta su asistente, solo cena puré de verduras y pavo a la plancha, «una tristeza»

2. Lleva gafas sin cristales: se operó de la vista y se quitó las tres dioptría que tenía en cada ojo, pero esgrime una razón de peso: «Yo me encuentro mejor con gafas, más atractivo». Imar Suárez, reportero del programa, confirma que incluso en las reuniones del equipo, «sin cámaras delante», aparece con las gafas. «Yo creo que ya es puro vicio», añade.

3. Estuvo a punto de hacerse del Opus: estudió cuatro años en un colegio de la orden, por su padre, quien sin embargo no quería que lo «captaran». «No me hice del Opus por mi padre. Yo ya tenía líos mentales con mi orientación mental, pero dentro de ese mundo, como el sexo no podía existir, ese problema no existía. Era luchar contra él y mi camino a la santificación. No lo digo como cachondeo. Yo esto lo viví y me gustaba la vida que me proponían. Lo digo con todo mi respeto. No tengo malas palabras para ellos. Para mí fue positivo».

4. Tuvo una infancia solitaria: «Echo la vista atrás y me parece que fue una infancia quizá marcada por la soledad, pero me gustaba vivir así, ha sido muy fructífera. Estaba rodeado de muchos libros, de música y tampoco necesitaba tanto a la gente para vivir».

5. Belén Esteban es fundamental en su carrera: «Es muy importante. El nacimiento y explosión de 'Sálvame' le deben mucho a ella, por supuesto. Para mí, verla tal y como está ahora, me parece milagroso. Mucha gente que ve la televisión y puede que haya pasado su problema... Con fuerza y determinación puedes salir de lo que sea. Y ella ha salido».

6. Ana Rosa Quintana fue su mejor jefe: «Ana Rosa es una tía a la que yo jamás he visto chillar en un plató, en una época en la que se chillaba mucho en los platós. Y luego tiene una cosa muy buena: que paga muy bien». Ella dice que Jorge Javier «era el chaval jovencito, inocente, muy gracioso, con una sonrisa preciosa, y nos gustó para hacer el repaso de las revistas del corazón».

7. Inhala suero. Tras descubrir los beneficios de inhalar suero con una mascarilla especial, usa una maquinaria muy particular dos veces al día cuando tiene función, como ahora, que representa un musical.

8. Es un maniático integral: «Tengo manías absurdas», confiesa. «Cuando voy al baño de un restaurante, me da mucho asco tocar el pomo». «Con las cucharas y tenedores, antes de llevármelos a la boca, los pruebo con la punta, porque hay muchos que me dan 'tericia'». También es de echarse «mucho perfume antes de empezar el programa, pero los fuertes, no los fresquitos».

9. La ausencia de su padre condicionó su carrera: «Pienso muchas veces cómo habría sido mi carrera profesional si mi padre hubiera seguido vivo. Creo que me habría cortado mucho a la hora de hacer según qué cosas. Mi padre era muy duro, muy cariñoso, aunque no lo demostrara, pero era muy protector, sobre todo conmigo, porque yo soy el menor de tres hermanos y siempre tuve la sensación de que defraudaba a mi padre. Esta función me sirve para reencontrame con él, que murió hace casi veinte años. Cada vez que hago la función, aparece mi padre en mi vida».

10. Siempre quiso ser actor, pero era muy tímido: Su nueva faceta como actor le tiene muy ilusionado. Se ha tomado muy en serio la interpretación y acudió a Los Ángeles para tomar clases del entrenador vocal de Sting. «De siempre he querido hacer teatro. Yo vivía en Badalona y quería largarme a Madrid y ser actor principal, pero sin estudiar, sin pasar por ninguna escuela. No lo hice por vergüenza, porque era muy tímido. Me faltó valentía. Me muero de vergüenza si tengo que cantar ahora, pero en el escenario no tengo ningún pudor».

Comentarios