ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Así es el casting de «First dates», el programa revelación del verano
Un momento de la cita de una de las participantes de «First dates»

Así es el casting de «First dates», el programa revelación del verano

El «dating-show» de Cuatro, que ayer emitió un especial segundas oportunidades, anotó su máximo este verano: 12%

Día 08/08/2016 - 12.33h

Yolanda Martín Campayo, directora de «First Dates», no puede parar su búsqueda de solteros ni cuando va de viaje. «El otro día iba en el AVE a Málaga y digo mira, ese chico sería estupendo para venir a 'First Dates'», bromea al otro lado del teléfono, a punto de irse de vacaciones. El día del que habla Campayo es de los pocos en los que la engrasada maquinaria del programa de búsqueda de pareja de Cuatro, presentado por Carlos Sobera, paró de grabar. Normalmente, ruedan unas nueve citas diarias, que un equipo de cien personas graba, monta y edita. Muchos de ellos, además, se encargan de buscar la materia prima de este exitoso formato que ha llegado a su máximo (12%) este verano: los solteros.

«Este es un programa muy abierto. En España hay 17 millones de personas sin pareja y nos vale casi cualquiera. Hemos tenido gente desde los 18 hasta los 90 años, una señora cuya cita se verá próximamente. Para otros formatos como «Adán y Eva» o «Quién quiere casarse con mi hijo» buscamos algo más específico, pero aquí es distinto», apunta Martín Campayo. No obstante, los medios para «cazar» a estos participantes son los mismos que en el caso de los dating-show que la productora del mismo (Warner) prepara para el prime-time: búsqueda directa, en redes sociales e incluso telefónica. Aunque lo más habitual es que muchos se presenten rellenando el formulario que hay en la página web de Cuatro, donde han recibido miles de peticiones. «Hay mucha predisposición, ahora la gente está dispuesta a buscar el amor empleando nuevas herramientas», sostiene la responsable del formato español, heredero del homónimo británico ganador de un Bafta.

En cuanto a las pruebas, son algo más relajadas que las de los formatos con participantes de largo recorrido. Al igual que en otros espacios, les piden fotos y un vídeo de presentación, pero aquí no hay casting presencial. «Las únicas líneas rojas son las que dicta el sentido común. Al igual que en la vida real, buscamos buena gente, que nos deje con buen sabor de boca», cuenta la directiva.

Como en el mundo real, a veces las parejas que unen funcionan y otras no. Para comprobarlo, ya han preparado «Second dates», un especial que volvía a citar a los enamorados que salieron juntos del programa. Otros no vuelven al espacio «pero se siguen mandando mensajes con su redactor, le cuentan las cosas buenas o malas que les ocurren», confiesa Martín Campayo. «Los hay que son muy queridos, como Isabelino: cuando van y no consiguen cita, repiten. Ya no paramos hasta buscarle pareja», añade. De hecho, este soltero fue uno de los protagonistas de «First Dates: segunda oportunidad», un especial emitido anoche para que participantes que se marcharon solos del programa intentasen encontrar de nuevo a su media naranja.

Durante estos cuatro meses, además de consolidarse en su franja (a las 21.30 h) ha logrado cultivar una legión de seguidores en redes «muy activa y participativa». No es para menos, teniendo en cuenta que por el programa han pasado personas -«no personajes», matiza Martín Campayo- de todo tipo, que dan para llenar un buen anecdotario: desde una joven que dio por terminada su cita tras saber que su compañero votaba a Podemos hasta una petición de mano que hizo llorar incluso a Sobera.

Aunque de momento gusta a la audiencia, Campayo promete novedades para el próximo curso. «Funciona porque lo que nos gusta es asomarnos a la cita, ver cómo hablan de política o de religión», asegura. ¿Veremos a algún famoso pasar por el romántico restaurante? «Habrá caras conocidas», promete.

Comentarios