ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Los 25 programas más frikis del verano
«Belleza mortal»

Los 25 programas más frikis del verano

No es fácil orientarse entre los espacios más extravagantes de la tele. Los protagonizan misses, millonarios, tacaños, conductores, mecánicos, víctimas de Diógenes, embarazadas inconscientes...

Día 22/08/2016 - 16.54h

Hay canales dedicados exclusivamente a la importación de telerrealidad norteamericana. Su oferta es muy variada, y son una alternativa (la última, quizás) en agosto.

Sobre amor y parejas destaca «Millonario busca esposa» (Ten). Una parte de citas y otra de selección al estilo de «Mujeres y hombres y viceversa». La casamentera Patti Stanger regala consejos: «La regla de los cuatro días sin llamar desde la cita es de los 80. Olvídalo, genera ansiedad»; o «En la primera cita siempre hay que preguntar ¿cuál es tu pasión?». Patti considera que el ideal es hacer la cucharita y su pregunta favorita es ¿tienes pene?; la dirige a hombres débiles y mujeres fuertes. Antes de pedir pareja ha de declararse el patrimonio. Gente real: el hermano de Patrick Swayze, el mejor amigo hetero de Kim Kardashian...

Una familia con al menos un famoso y afán de notoriedad acaba en reality. Los hermanos de Mark Wahlberg protagonizan «Wahlburger» (A&E). Un montón de irlandeses en una hamburguesería.

Una vuelta de tuerca al tema de la comida es «El restaurante indiscreto» (Mega). Entre Chicote y «El infiltrado». La explicación de la ruina solía ser el dueño, pero aquí se espía a los trabajadores. Contra la sisa, cámara oculta.

Otro personality es «Gran-Diosa» (DKiss), sobre Whitney, una chica que se hizo famosa haciendo fat dancing en Youtube. «Mujer delgada atrapada en cuerpo obeso». No creemos que Terelu tome esa senda. Es mitad reality mitad autoayuda: manda un mensaje de autoestima de 170 kilos.

Asesinos de misses

La belleza está en entredicho. Ojo con obsesionarse. «Belleza mortal» repasa la lista de asesinos de misses, y «Belleza en crisis» (DKISS) corrige los desastres quirúrgicos o cosméticos: un señor cuyos implantes en los pectorales le hacen parecer María Antonieta; o el más raro: uno que se operó hasta ser idéntico a su mujer. «Me afeité la nuez por admiración».

Hay demasiados programas sobre tatuajes. A partir del clásico «La Ink» (DKiss) han ido evolucionado. «Genios de los tatuajes» (Ten) es un talent show sobre tatuadores, como un Master Tatoo. «Tío, un tribal, ¿en serio? ¡Vuelve a los 90!». Hacen sus prácticas sobre personas a las que llaman «pieles». «Pieles, venid aquí».

«Los peores tatuajes» (DKiss) son una vuelta de tuerca. Una reflexión del sector. Personas que por una apuesta se tatuaron a Bush y quieren una solución. «Malditos Tatuajes» (A&E) es lo mismo, pero con el tatuador buscando en la calle. Se desarrolla en Las Vegas, igual que «Guerra de Limusinas», una feroz competencia entre chóferes en cuyos vehículos podría rodarse una de Scorsese.

El tuneo y reforma de coches se trata en «Mexicánicos» (Discovery Max), una fantasía tex-mex de chapa y pintura. En «Cazacamiones», unos camioneros cazarrecompensas tratan de recuperar tráilers robados o perdidos en la inmensa red de carreteras americanas. Es el «Centauros del desierto» del volquete.

Subasta y carretera

Y luego está «Transportes imposibles» (A&E), sobre camioneros que pujan por portes muy raros y luego compiten por llegar a tiempo. Es un programa de subastas con el añadido de la carretera. «¿Quién da mas?» es el clásico del género de contenedores. La subasta, la formación de un precio, está en el corazón de la tele americana. Es tan grande «¿Quién da más?» que le salen secuelas como «Barry?d Treasures». El carismático subastero Barry, retirado ya, recorre la América profunda regateando por objetos raros.

Los realities de supervivencia son un mundo aparte. Hay archipiélagos enteros televisados. Está «La Isla de Bear Grylls» (Ten) o «Solos» (A&E), el más original, que deja al superviviente solo con su video cámara en una isla en Canadá. Acaban un poco tocados del ala y creyéndose «El Renacido».

Otro divertido es «Aventuras en pelotas»: hombre y mujer con un Índice de Supervivencia Primitiva calculado pasan 21 días desnudos en la jungla. «Los mosquitos están devorando mi vagina» es la primera queja. Lo interesante se pixela, hasta la boca cuando dicen «Dios». También hay un reality inmobiliario nudista, «Quiero vivir en pelotas», pero es aburrido. El mejor del género quizás sea «Reformas extremas» (A&E), una pareja que compra y vende casas. Ella decora, él repara, y el mercado decide.

Los mejores realities son los que exploran trastornos obsesivos. «Supertacaños» (DKiss) presenta a los individuos más agarrados de Estados Unidos. Gente que quita la bombilla de la nevera para no gastar.

«Lo guardo por si acaso» (A&E) explora síndromes de Diógenes avanzados. «Me llamo Carrie y acaparo». La familia, desesperada, acude a la tele, que envía psicólogos y expertos en «limpieza extrema». Y cámaras. El tono es dramático.

«Tú ensucia que yo limpio» (DKiss) es inglés y junta a personas al borde de lo anterior con maníacos, «TOC models» que colocan los frascos de especias por orden alfabético.

Cumbre del género

La cumbre es «No sabía que estaba embarazada» (Dkiss), más que un reality, un surreality. Mujeres que nunca supieron que estaban embarazadas dan la cara. «Palpé y de repente noté una cabeza. Tuve a mi bebé en la alfombrilla del baño».

Comentarios