ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Los escalofriantes experimentos reales en los que se basa «Stranger Things»

Los escalofriantes experimentos reales en los que se basa «Stranger Things»

La mayor parte de lo que se conoce sobre estos estudios científicos proviene de una serie de libros y entrevistas publicados por Preston B. Nichols

D�a 12/09/2016 - 13.50h

«Stranger Things» se ha convertido en la serie revelación del verano. La ficción de los hermanos Duffer ha cosechado grandes éxitos tanto de la crítica como de público. La interpretación de los actores y las referencias a los años 80 han enamorado a millones de seguidores.

Pero pocos conocían hasta ahora que la historia de Once está basada en hechos reales. Los sucesos que acontecen al personaje están basados en los estudios y experimentos que se hicieron con la aprobación del Gobierno de los Estados Unidos recibieron el nombre de Proyecto Montauk. Precisamente ese iba a ser el nombre original de la serie hasta que se cambió la ubicación de este emplazamiento, en Long Island, por Hawkings, Indiana.

La mayor parte de lo que se conoce sobre estos estudios científicos proviene de una serie de libros y entrevistas publicados por Preston B. Nichols, que en 1982 lanzó «The Montauk Project: Experiments in Time», el cual gira en torno a la recuperación de la memoria a través de técnicas innovadoras.

Uno de los que corroboró el rocambolesco relato de Nichols fue Al Bielek. Afirmaba que sus recuerdos estaban siendo reprimidos y que varios científicos los mantenían a buen recaudo para que la verdad no saliera a la luz. En su testimonio llegaba a decir que su verdadero nombre no es Al Bielek sino Edward Cameron.

Bielek agregaba que tanto él como su hermano, Duncan Cameron, fueron enviados hacia delante en el tiempo desde 1943, cuando estaban en un acorazado, a través de un agujero de gusano en el marco de los experimentos que el Gobierno estadounidense realizaba para conseguir que sus barcos engañasen los radares nazis.

Dicho acorazado apareció en 1983 y Cameron y Bielek nadaron a una isla cercana. Cuando los científicos se dieron cuenta de ello, les enviaron hacia atrás en el tiempo. Algo que luego se conoció como El Experimento Filadelfia... y que también cuenta con una película homónima.

Los niños psíquicos

Después de esta historia, real o no, llega la versión en la que, presumiblemente, el Gobierno descubrió que era Duncan Jones en su versión joven (1963) quien tenía poderes psíquicos y comenzaron los estudios en Montauk con él.

De hecho, uno de los experimentos, The Seeing Eye (El ojo que ve) se puede ver en «Strangers Things». Con algo de la otra persona en la mano (un mechón de pelo o una fotografía), Duncan podría concentrarse en la persona y ser capaz, no ya solo de localizarla, sino además de ver como si estuviera viendo a través de sus ojos, oír a través de sus oídos, y sentir a través de su cuerpo. Podía ver a través de otras personas en cualquier lugar del planeta.

Los estudios continuaron y se intentó que estos mismos casos se reprodujeran en otros niños (los Montauk Boys) que eran «abducidos» por científicos en un campamento. Todo cambió, cuando uno de los niños, Duncan, susurró «The time is now» («Ahora es el momento») y una criatura peluda y hambrienta apareció en los subsuelos de Montauk.

Aunque no se supo nada más de la «bestia», el proyecto fue clausurado y fue entonces cuando se procedió a la «extirpación de memoria de los afectados», como Al Bielek.

Regreso de «Stranger Things»

Los hermanos Duffer revelaron hace pocos día la renovación de la serie. La segunda temporada contará con cuatro nuevos actores principales y las tramas estarán inspiradas en películas ochenteras como «Terminator», «Abbys» «Aliens», del director James Cameron.

«En su momento hablamos de dar un salto en el tiempo y ver a los niños mayores, en una década diferente. Es algo que estudiamos desde el comienzo, pero para nosotros, hay mucha historia aún por contar en la década de los 80 y muchas cosas aún sin resolver», indicó Ross Duffer en declaraciones a la revista «Entertainment Weekly».

Comentarios