ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Poco riesgo y escasos éxitos en el inicio de la temporada televisiva

Poco riesgo y escasos éxitos en el inicio de la temporada televisiva

El curso ha empezado parco en novedades, que salvo excepciones han fracasado en audiencia

Día 04/10/2016 - 13.41h

Las cadenas de televisión generalistas son conservadoras por naturaleza, pero esta temporada parecen más prudentes de lo normal. Desde el pasado 1 de septiembre, solo han estrenado trece novedades absolutas (no cuentan los regresos de programas asentados). Como es tradicional en un negocio tan complicado, la mayoría no han triunfado. Solo tres de ellos pueden considerarse éxitos de audiencia. Son dos series, «La sonata del silencio» en La 1 y «Wayward Pines» en Cuatro, y el programa de investigación «Enviado especial», en La Sexta. Otros dos estrenos mantuvieron el nivel medio de su cadena (la serie documental «Pacífico» y la de ficción «Wallander», ambas en La 2). El resto pueden considerarse fiascos.

El año pasado, a estas alturas, se habían estrenado 18 programas. Siete fueron éxitos y otros cinco mantuvieron la media. Solo seis, menos del 50%, incumplieron las expectativas. Este curso, más del 60% han fracasado. La moraleja podría ser que a menor riesgo, peores resultados, pero en televisión las cosas nunca son tan sencillas.

De entrada, llama la atención que Telecinco no ha estrenado todavía un solo programa y Antena 3 presenta hoy su primera novedad, «El amor está en el aire». A esto se suma que La Sexta solo ha presentado el citado programa de Jalis de la Serna y que Cuatro ha realizado dos lanzamientos verdaderos (la serie de Matt Dillon y «Hazte un selfi»), además del reconvertido «Cuarto milenio zoom».

TVE ha sido la más activa y, al mismo tiempo, la que más ha sufrido. Del total de nueve estrenos entre La 1 y La 2 solo destaca «La sonata del silencio», que esta noche emite un nuevo capítulo. La serie protagonizada por Marta Etura y Eduardo Noriega arrancó con un esperanzador 11,4% de cuota y casi dos millones de espectadores. Por el contrario, «Wallander», serie de la BBC sobre un detective al que da vida Kenneth Branagh, empezó con un aceptable 2,5% y luego se ha «disparado». Ya está en el 3,3%. De 400.000 espectadores ha pasado a 600.000 en cuatro capítulos.

Factores en juego

La escasez de estrenos se debe a que las privadas han confiado en la solidez de sus parrillas. Que «Gran Hermano» vaya por su edición número 17 es todo un síntoma. En Mediaset tienen incluso varias balas en la recámara, por si algún «clásico» falla, pero de momento no lo necesitan. La competencia y la fragmentación es tan alta que se limitan a presentar nuevas temporadas de sus series y concursos.

Por otro lado, desde las privadas comentan que cada vez es más difícil presentar una nueva apuesta. Hacen falta «saltos mortales» para encajar un programa de la nada. Y si lo consiguen, la consigna es explotar la veta. La incertidumbre política también influye. El mercado publicitario está más parado de lo normal y no merece la pena gastar pólvora. La vigilancia mutua entre los grandes es un factor más. Los movimientos de programación y contraprogramación aguardan tiempos mejores.

Comentarios