ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
«Gran Hermano 17»: Los dos secretos de Miguel quedan al descubierto

«Gran Hermano 17»: Los dos secretos de Miguel quedan al descubierto

El concursante asegura que sus seres queridos desconocían detalles esenciales de su vida

Día 10/10/2016 - 00.53h

Miguel entró en «Gran Hermano 17» asegurando que quería mostrarse tal y como es en realidad, una declaración de intenciones que manifestó en su vídeo de presentación mientras se desprendía de su prótesis capilar. Pero, el secreto sobre su verdadera imagen no era el único que ocultaba. Según declaró esta semana, el gran hermano ocultó a sus padres su homosexualidad, que ha quedado al descubierto en el programa en las últimas horas.

Abrazos, caricias y mucha complicidad, así se define la relación de Miguel y Pol. Los dos concursantes empastaron muy bien desde el primer momento, conviertiéndose en grandes amigos dentro de la casa de Guadalix de la Sierra. Su relación especial despertó los celos en Adara, la joven con la que el luchador Pol empezó a tener un acercamiento íntimo. La concursante no entendía cómo era posible que su novio se dejara tocar de una forma tan romántica por alguien que no era ella, y en la casa la tomaron por loca.

[Mercedes Milá, sobre la audiencia de Gran Hermano: «Los números cantan»]

[Mediaset contesta a Milá: «No sufras. GH dobla a su competencia»]

Disfrazada de amistad, Pol y Miguel continuaron su relación acercándose cada vez más, sobre todo durante los dos días que Adara permaneció fuera de la casa, hasta que el joven de la prótesis capilar se vio obligado a confesar sus verdaderos sentimientos. Adara volvió y se pasó el tiempo pegada a Pol, lo que provocó que Miguel fuera al confesionario ahogado en sus sentimientos. «Cuando ella no estaba yo era feliz», confesó al Súper para después añadir «este era un juego de dos y yo perdí».

La confesión de Miguel, que deja en evidencia sus sentimientos románticos hacia Pol, pone de manifiesto el segundo gran secreto que el concursante ocultaba a sus familiares. El gran hermano aseguró que sus seres queridos no saben que es homosexual y que estarían descubriendo en ese momento su condición sexual.

Ajenos a lo que Miguel relataba en el confesionario, Pol y Adara se dejaban llevar por la pasión bajo el edredón en uno de los domitorios de la casa de «Gran Hermano 17». Las 48 horas que la pareja se mantuvo separada fueron toda una revelación para descubrir que no pueden vivir el uno sin el otro. De esta forma, la pareja dejaba atrás las diferencias y los celos que les habían separado los últimos días.

Comentarios