ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Así es Pío XIII, el joven, guapo y controvertido Papa de la HBO
Rodaje de «The Young Pope»

Así es Pío XIII, el joven, guapo y controvertido Papa de la HBO

La productora estrenará «The Young Pope», la serie de Sorrentino protagonizada por Jude Law, cuando llegue a España, antes de final de año

Día 18/10/2016 - 19.06h

Pío XIII (Jude Law) no es un nombre seleccionado al azar por Sorrentino, que no deja un cabo suelto, para el protagonista de «The Young Pope», la serie con la que HBO se estrenará en España. «Elegimos ese nombre porque pensamos que podía tener continuidad con Pío XII, que era un Sumo Pontífice rígido y conservador», explica el cineasta. «En el montaje eliminamos también una parte en la que el personaje decía que prefería un nombre corto porque tenía que firmar mucho», añade.

Esta última característica encaja más con la personalidad de un jefe de Estado imaginario particular: estadounidense, joven, fumador, guapo, adicto a la Coca-Cola Cherry y a la vez perspicaz e ingenuo, primitivo e innovador, inseguro y resoluto. «Lo mejor son sus contradicciones. Ante todo él no es un embustero», concluyen.

«The Young Pope», el drama de un Papa controvertido

«The Young Pope» es una serie de diez capítulos producida por Mediapro, Sky, Canal+ Francia y HBO. Esta última compañía será la encargada de estrenar esta ficción en su nueva plataforma de televisión por internet, que desembarcará en España antes de fin de año.

«Me mandaron la sinopsis de la serie directamente y cuando llega de Paolo sabes que no tienes que leerlo. Acepté emocionado, pero luego entré en pánico. ¿Cómo se interpreta a un Papa? Vi películas, me leí la historia del Vaticano... Nada me ayudó, porque lo que era necesario era interpretar al hombre. El personaje tenía tantas capas y tantas indicaciones sobre guión que mi único reto era no revelar demasiado en mucho tiempo y dotarle de vida, de carne y hueso», apunta Jude Law, que da vida a este joven Papa.

Precisamente esa lucha interna entre el hombre y su posición como jefe de Estado es una de las ideas en las que se basa la serie. «El telón de fondo es el Vaticano, pero se habla de grandes temas como la amistad, la traición y la fe... Va más allá de ese espectáculo que supone interpretar a un Papa y se fija en lo mundano de la institución. No habéis visto casi nada, pero se acerca a sitios oscuros con mucha responsabilidad. Sorrentino ha hecho un trabajo increíble», apunta el español Javier Cámara, que interpreta a monseñor Gutiérrez, uno de los encargados de la intendencia del Vaticano y hombre de confianza de Lenny Belardo, nombre con el que nació el ficticio Pío XIII. Diane Keaton, Silvio Orlando, Scott Shepherd, Cécile de France, Ludivine Saagnier, Toni Bertorelli y James Cromwell completan un reparto de secundarios de lujo.

El español, anfitrión de la presentación de «The Young Pope» que tuvo lugar ayer en la embajada italiana en Madrid, reconoce que él mismo le propuso a Paolo trabajar en la serie. «Nos conocimos hace quince años cuando él presentaba su primera película en la capital y yo promocionaba ?Hable con ellas?. Entonces me enteré de que estaba haciendo una serie y le envié un email. Me pidió una prueba y le mandé una muy divertida, me arriesgué y mereció la pena», confiesa Cámara, que prometió entre bromas que su personaje crecerá en cada capítulo. Para el ganador de dos Goyas trabajar con Sorrentino es un sueño cumplido no solo por su visión como cineasta, sino porque desde su punto de vista el italiano es como aquel personaje de «La gran belleza» que abría los lugares ocultos de Roma.

Únicamente se le han resistido las puertas del Vaticano. «Contactamos con la Santa Sede para pedirle su colaboración y nos dijeron a todo que sí. Pero al final fue imposible y tuvimos que reconstruir esos lugares en otro sitio», afirmó Sorrentino.

Sin embargo, el creador y director de la serie sí contó con un equipo de asesores que le ayudó a documentarse sobre la época y a conocer las liturgias y modos de la Iglesia. Incluso los actores contaban con un profesor de inglés y otro que les ayudaba con el latín.

A priori, para Sorrentino es prácticamente imposible imaginarse al Papa Francisco viendo la serie en su residencia vaticana. «Tendrá cosas más importantes que hacer que dedicarse a ver la ficción. Pero si la viera por completo, creo que podría apreciar el esfuerzo de un trabajo honesto y riguroso sobre la vida del clero, con sus luces y sus sombras», zanja. El británico Jude Law incluso vio cierta religiosidad en el origen de su profesión. «Las primeras obras se hacían en los templos, que prácticamente son la cuna del teatro», añadió.

Aunque la Iglesia de «The Young Pope» y los planes de Pío XIII para esta sean ficticios, Sorrentino cree que en la realidad la institución funciona bien «como contrapeso de la sociedad». «No creo que deba alinearse con el pensamiento progresista», concluye.

Comentarios