ABC.es

laGuíaTV

patrocinado por .
Tres décadas de focos y fogones
«Con las manos en la masa»

Tres décadas de focos y fogones

Elena Santonja es pionera de toda una saga de cocineros televisivos, artistas que en los últimos años viven su mayor boom

Día 23/10/2016 - 17.43h

Antes de que Elena Santonja metiera a decenas de artistas en su cocina, el representante Shep Gordon descubrió que los chefs profesionales podían convertirse en grandes estrellas de la televisión. Después de guiar a leyendas como Jimi Hendrix, Janis Joplin y Alice Cooper y trabar amistad con el mismísimo Dalai Lama, Gordon conoció al cocinero Emeril Lagasse. Entonces se percató de que estos artistas de los fogones no cobraban en los grandes eventos, a los que únicamente iban por la propaganda que lograban para sus restaurantes. Aunque los programas de cocina tradicionales ya existían, Gordon se asoció con Lagasse y convirtió a los chefs en el gremio más querido de la pequeña pantalla. Un idilio que no solo ha creado estrellas internacionales como Gordon Ramsay o Jamie Oliver, sino que también ha llegado a las cadenas españolas con formatos como «MasterChef», «Karlos Arguiñano en tu cocina» y «Pesadilla en la cocina», entre otros.

«En España, Elena Santonja es pionera en todo lo que tiene que ver con la cocina. Su programa, ?Con las manos en la masa?, estaba muy bien hecho, era muy humano y natural. Hasta fumaban mientras grababan. Ella era de esas que guisaba en casa con los amigos, siempre alrededor de la cocina», recuerda Samantha Vallejo-Nágera («MasterChef»), mientras canturrea la canción del espacio. Aunque Maruja Callaved ya hablaba de recetas en «Vamos a la mesa» (1967), Santonja logró encandilar a toda una generación.

Arguiñano y Arzak

Tras siete años de emisión, «Con las manos en la masa» fue sustituido en 1991 por «El menú de cada día», el primer programa de un joven Karlos Arguiñano. El chef vasco, que ha pasado por TVE y Telecinco, sigue cocinando cada mañana en Antena 3. «La televisión me ha enriquecido como persona. Me siento muy orgulloso por haberme convertido en maestro cocinero y ayudar a que guste la cocina», confesó en la presentación de su último libro. Prácticamente desde sus inicios, su humor socarrón logró conectar con el público: en los noventa logró hasta un 36,6% de cuota de pantalla, y actualmente más de medio millón de fieles (15%) le siguen en Antena 3. «Karlos supo hacer una cocina divertida y la gente le adora», explican los jueces de «MasterChef».

Muy pronto, el chef vasco encontró competencia en los programas matinales. Pedro Subijana empezó a cocinar en los fogones matinales de la ETB, por donde también han pasado David de Jorge y Martín Berasategui. Antes de triunfar Estados Unidos, José Andrés presentó un programa en TVE. La misma cadena, donde ahora se han asentado los hermanos Torres, catapultó a la fama a los cocineros matinales Julius y Sergio Fernández. El fallecido Darío Barrio hizo lo propio en «Las mañanas de Cuatro» y condujo «Todos contra el Chef», uno de los primeros concursos culinarios. Mario Sandoval se puso al frente en 2006 de otro formato híbrido, el reality «Esta cocina es un infierno».

«MasterChef»

Huracán «MasterChef»

Pero, sin duda, el espacio que inauguró el «boom» televisivo de los fogones fue «MasterChef». Producido por TVE y Shine Iberia, este formato británico que nació en 1990 acumula cuatro ediciones de adultos, tres infantiles y una para famosos que estrenará muy pronto. «Dos generaciones que no iban a cocinar van a hacerlo y hemos popularizado la gastronomía de este país. Somos la leche», bromea Jordi Cruz, juez del programa. Ellos se han ganado la fama de ser implacables. Como Alberto Chicote, que ha capitaneado tres ediciones de «Top Chef», el concurso para profesionales de Antena 3, y seis de «Pesadilla en la cocina», en el que acude al rescate de restaurantes en apuros. La cocina también ha mordido el documental, con espacios como «El Xef» (Cuatro), sobre David Muñoz.

Canal propio

La gastronomía incluso cuenta con un canal propio desde 1998. «Por Canal Cocina han pasado desde los cocineros más prestigiosos hasta auténticos desconocidos. Siempre nos sentimos muy orgullosos de ser una cantera de la que se nutre el resto de las cadenas», apunta Mandi Ciriza, directora de la cadena propiedad ahora de AMC Networks. Con una fuerte apuesta por la producción propia, el canal se ha dado cuenta de que la cocina «más cercana, práctica y tradicional» alcanza los mejores datos de audiencia.

Todos los protagonistas de estos programas creen que la vida televisiva de la cocina aún no ha tocado techo. «En mi casa todo se hace alrededor de la cocina, así que al final solo trasladamos a la televisión lo que hay en las casas», afirma Eva González. «También hay mucho fútbol y la gente lo sigue», concluye Chicote.

Comentarios