TV

Alberto Chicote: «No soy garantía de éxito»

Día 27/01/2014 - 16.25h
Temas relacionados

El cocinero regresa este lunes con la tercera temporada de «Pesadilla en la cocina»

«Pesadilla en la cocina» se ha convertido en uno de los programas referencia de La Sexta y el chef Alberto Chicote en una de las sorpresas televisivas de los últimos años. Tras dos temporadas con más de dos millones y medio de espectadores, este lunes (22.30 horas) arranca la tercera entrega con doble capítulo. Como novedades: la salida al extranjero de Chicote y su equipo, que ayudarán a sacar adelante un restaurante en Miami (Estados Unidos), y las visitas que el chef realizará a negocios que participaron en ediciones anteriores.

«El resumen de esta nueva temporada es 'más'. Nos vamos más lejos, los retos son más duros... algo que yo pensaba que no iba a ocurrir», explica Chicote, que reconoce que este trabajo «engancha» porque es «muy gratificante». «La filosofía del programa es 'abre los ojos de una maldita vez'», señala el reconocido cocinero.

Sobre el futuro de los restaurantes con los que trabaja en el programa, Chicote aclara que cree en todos ellos porque no es una persona que se rinda: «Todavía estoy por rendirme». Sin embargo, asume que a veces se marcha con la sensación de que va a ir bien y otras «en las que se tienen que poner las pilas». «No soy garantía de éxito», reconoce.

El formato nunca ha abordado un despido para mejorar el funcionamiento de un restaurante y esta temporada parece que seguirá siendo así. «Nuestro compromiso es sacar adelante el negocio con los recursos con los que cuenta. Además, todavía no me he encontrado con un trabajador que se esfuerce conscientemente en empeorar las cosas», sentencia.

Aunque dentro de una pantalla, el trabajo como cocinero de Chicote sigue activo: «Hemos elaborado unos 900 platos nuevos en un año y medio, sin repetir ninguno en ningún menú», señala orgulloso. Y es que reconoce que en cada local deja «un trocito de corazón». Aun así, el gusano de los fogones le pica: va a abrir un restaurante, aunque no desvela nada: «Lo iré contando poco a poco, por mi Twitter». Con la cocina en las venas, explica que el equipo de un restaurante es como «una familia»: «Se trabajan unas doce horas diarias». Y de ahí es de donde sacó esa vena «psicológica» que se ve en muchos de sus programas: «Algunos le llaman 'coach', yo le llamo 'la charleta de toda la vida'».

Temas relacionados

Comentarios

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.